Salud

Día Mundial de la Hemofilia

Es una enfermedad genética hereditaria, que se transmite de padres a hijos varones.

El 17 de abril de cada año se conmemora el Día Mundial de la Hemofilia. La Hemofilia es el nombre de un grupo de afecciones que ocurren cuando la sangre tarda mucho tiempo en coagular produciendo trastornos hemorrágicos (sangrado) producto de la falta o insuficiencia de un factor de coagulación. El factor de coagulación es una proteína en la sangre que controla el sangrado.

Aproximadamente, una de cada 10.000 personas nace con Hemofilia.

En el mundo se han registrado más de 190.000 hemofílicos y de ellos 5.130 se encuentran en nuestro país.


¿Qué es la Hemofilia?

La Hemofilia es una enfermedad genética hereditaria, que se transmite de padres a hijos varones.

No se contagia entre las personas.

El gen de la hemofilia se encuentra en el cromosoma X, por eso es una enfermedad “ligada al cromosoma X”.

En casos inusuales, puede producirse de manera espontánea, no heredada, siendo hemofilia adquirida.

La Hemofilia es una enfermedad que dura toda la vida.


Tipos de Hemofilia

  • Hemofilia A: es el tipo más común de Hemofilia. Esto quiere decir que la persona no tiene suficiente factor VIII (factor ocho).
  • Hemofilia B: un tipo menos común de Hemofilia. Esta persona no tiene suficiente factor IX (factor nueve).

El resultado es el mismo para la Hemofilia A y B: sangrado por un tiempo mayor de lo normal.

Síntomas

Las personas con Hemofilia A y B pueden padecer hemorragias internas o externas.

Estos pueden producirse dentro de los músculos y las articulaciones, tales como rodillas, codos y tobillos, músculos del brazo y muslo. Si hay sangrado repetido en una misma articulación, esta puede dañarse y doler, causando Artritis.

Los síntomas suelen ser dolorosos, provocando rigidez, discapacidad por daños severos pudiendo llegar, en algunos casos, al fallecimiento del afectado.

Diagnóstico

La Hemofilia puede diagnosticarse tomando una muestra de sangre y midiendo la cantidad de factor de coagulación presente en el plasma.

Tratamiento

La Hemofilia no tiene cura, pero existen tratamientos disponibles sumamente eficaces.

El tratamiento de Hemofilia se hace aplicando el factor faltante en el flujo sanguíneo del paciente.

La falta de tratamiento en tiempo y forma de un cuadro hemorrágico grave y urgente en un paciente con Hemofilia A severa puede provocar secuelas mayores y permanentes.

Con tratamiento y cuidados adecuados, las personas con Hemofilia pueden llegar a la edad adulta y disfrutar de una vida saludable.

Related posts

Vacunación antigripal 2019 para los vecinos

Buenos Aires Web

Día mundial del donante de sangre: campaña de donación en el INCUCAI

Buenos Aires Web

En la Ciudad contamos con el Móvil Acercate que brinda cuidados de salud para poblaciones vulnerables

Buenos Aires Web