14 agosto, 2020
  • Inicio
  • Salud
  • Madre e hija, voluntarias en la prevención contra el coronavirus
Salud

Madre e hija, voluntarias en la prevención contra el coronavirus

Marta y Cecilia son dos de los 1500 concientizadores voluntarios que le brindan información a vecinos y vecinas sobre la importancia del uso del tapabocas, el respeto al distanciamiento y los protocolos sanitarios, así como el cuidado de los adultos mayores durante la cuarentena en la Ciudad.

Son las 10 de la mañana del lunes en Callao y Quintana; seis personas hacen cola en la puerta de un banco, tomando distancia y con estricto barbijo, cuando una adulta mayor llega y se ubica en el último lugar de la fila. “Venga señora, no tiene que esperar, tiene prioridad para que la atiendan”, le explica Cecilia Márquez. A unos metros de Cecilia está su mamá, Marta Segovia, quien con calidez y una sonrisa que se adivina tras el tapabocas sorprende a un peatón: “Señor, buenos días. Acuérdese que se debe cubrir también la nariz. ¡Muchas gracias!”.

Marta y Cecilia, madre e hija, forman parte del equipo de voluntarios convocados entre las filas de servidores públicos de la administración porteña para realizar durante la semana las tareas de concientización durante la cuarentena por coronavirus.

Madre e hija, voluntarias en la prevención contra el coronavirus

“Nuestra función es concientizar a la gente sobre el uso del barbijo, mantener la distancia de un metro y medio a dos metros, ordenar las filas y orientar al público en general”, contó Cecilia, quien hace dos semanas recorre junto a su mamá esta zona del barrio de Recoleta para informar y colaborar con las personas para que tomen los recaudos necesarios y así evitar la propagación del virus COVID 19

Así como Marta y Cecilia, unos 1500 servidores públicos del Gobierno porteño recorren 500 lugares de alto tránsito y circulación, como avenidas comerciales o zonas de bancos de la ciudad; la consigna siempre es promover la toma de conciencia a través del diálogo sobre las medidas de prevención como el uso responsable de espacios públicos, correcto uso del tapabocas y protocolos de distanciamiento, entre otros.

“Durante la semana su tarea es concientizar a los vecinos y vecinas sobre la importancia de continuar con el aislamiento social, preventivo y obligatorio para garantizar que el proceso de apertura comercial se dé de forma ordenada y respetando el protocolo sanitario”, explicaron desde el Gobierno porteño, quienes agregaron que el objetivo de esta acción es que los concientizadores puedan orientar a los vecinos en los inicios de la apertura de los comercios, así como velar porque se cumplan los protocolos de distanciamiento y cuidados necesarios, como el uso del tapaboca, brindar información sobre la circulación en la Ciudad y recomendar a los adultos mayores de 70 años que se queden en sus casas.

Madre e hija, voluntarias en la prevención contra el coronavirus

“La gente en general reacciona bien. Hay algunos que se resisten a uso correcto del tapabocas, pero la mayoría tiene buena predisposición”, agrega Cecilia, mientras su mamá asiente. “Muchos agradecen y lo toman como súper importante, otros no tanto, se enojan o te dicen que ya saben lo que tienen que hacer”, agrega en Marta quien con su hija viven en Caballito y desempeñan tareas en la mesa de entrada y sistemas de la comuna 5.

Pero la tarea de voluntariado de Cecilia y Marta no se limita a las calles de la comuna 2. “Siempre nos gusta ayudar, dar una mano solidaria. Lo hacemos juntas, cuando hay convocatorias tanto de organismos públicos o privados”, explicó Marta. “También ayudo a las personas mayores que viven en mi edificio, que son muchas, los ayudo en lo que necesitan o los acompaño al hospital”, agregó Cecilia. Es que otro de los ejes del operativo es difundir el uso del 147 entre los adultos mayores y recordar que pueden contar con los vecinos voluntarios que se anotaron en el Programa #MayoresCuidados para que los ayuden con las compras de alimentos y medicamentos.

“Está perfecto. Mucha gente no respeta las normas y hay que promover estas prácticas”, dijo Carolina, una vecina del barrio; a unos metros, un encargado de edificio en Quintana al 600 escuchó las recomendaciones de las voluntarias y agregó se apuró a buscar su barbijo. “¡Me lo había olvidado!”.

Related posts

Gobierno Porteño en los barrios vulnerables

Buenos Aires Web

Atención gratis para mascotas

Buenos Aires Web

Semana de sensibilización de la sal

Buenos Aires Web